viernes, 28 de marzo de 2014

Cómo empezar a hacer yoga en casa

Yoga en casa 

                Imagen de la izquierda cortesía de StockImages/Freedigitalphotos.net
                Imagen de la derecha cortesía de Praisaeng/Freedigitalphotos.net

          Si has decidido iniciarte en la práctica del yoga y quieres empezar a hacerlo en casa, quizá puedes encontrarte al principio con algunas dificultades.

Una de ellas es la pereza o falta de constancia puesto que practicar a solas puede costar más. Una manera de vencer esta barrera es empezar practicando sólo durante unos minutos al día, al ser poco tiempo te servirá para que vayas adquiriendo el hábito y te será más fácil integrarlo como parte de tu día a día. Es mejor hacer unos pocos minutos al día ya que tiene igualmente múltiples beneficios que hacer una práctica más larga pero cada mucho tiempo.

Otra manera de vencer la falta de ganas es convertir tu práctica en un momento agradable, busca un rincón de tu casa que te resulte confortable, tranquilo, con una temperatura adecuada, ni demasiado alta, ni muy fría, ponte ropa cómoda, con la que puedas moverte sin que te oprima nada. Puedes ambientar el lugar en el que vas a practicar con objetos, imágenes, sonidos, que te inspiren o simbolicen algo para ti. Puedes poner una música que te relaje y te haga sentir bien, una iluminación que te resulte acogedora, alguna cita o frase que te inspire en la práctica, algún olor que te guste, yo por ejemplo suelo usar incienso, me encanta su olor, además me resulta muy relajante y me ayuda a concentrarme. 

Si te cuesta mucho hacerlo a solas, siempre puedes hacerlo en compañía, puedes practicar con tu pareja, con una amiga, con tus hijos - en otra ocasión te hablaré de los grandes beneficios que aporta el yoga a los niños - , en familia. En compañía conseguiréis apoyaros y motivaros mutuamente.

Algo que te ayudará cuando sientas la tentación de no practicar, es tener presente cual es tu motivación para hacer yoga, recuerda que practicar yoga es dedicarte un espacio y un tiempo a cuidarte, a conocerte y que merece la pena hacerte ese regalo.

Tampoco debes forzarte, practica la flexibilidad, si un día no te apetece nada hacer yoga, simplemente no lo hagas, lo que importa, lo que nos convierte en lo que somos o nos aleja de lo que nos gustaría ser, es lo que hacemos de manera habitual y no lo que se hace o deja de hacer en un momento puntual,  el descanso es algo beneficioso y necesario siempre y cuando no se acabe convirtiendo en costumbre, así que si sientes que lo necesitas tómate ese respiro.

Otra de las dificultades que puedes encontrar al principio es que quizá sientas inseguridad a la hora de practicar en casa sin nadie que te guíe, puedes comenzar con algo sencillo como la respiración consciente y con posturas fáciles como savasana, también llamada postura del cadáver  y observar cómo te sientes. Si no sabes en qué consisten, hablaré de ello en posteriores artículos.

Escucha tu cuerpo, en el yoga lo más importante es la consciencia, no hasta donde puedas estirar, hasta el lugar que llegues está bien siempre y cuando prestes atención a cada movimiento, a las sensaciones que experimentas.  Pon atención a tu respiración, vigila que sea lenta, profunda, regular y pausada. Si en algún momento se vuelve más superficial, agitada o entrecortada haz tu práctica más suave hasta que notes que la respiración regresa a la calma. No debes sentir dolor en ningún momento, si notas que alguna postura te produce algún dolor, modifícala hasta donde te sientas bien en ella.

Intenta percibir las zonas de tu cuerpo en las que notes tensión, estira y respira permitiendo que se libere esa tensión y se desbloquee esa zona.

Hay muchos tipos de yoga, el yoga no se trata de practicar posturas complicadas, hay posturas sencillas que todo el mundo puede hacer y que son muy eficaces y beneficiosas. El yoga no es sólo la realización de la parte física de las posturas o asanas, hay otras técnicas con las que también estarás haciendo yoga, por ejemplo, la respiración consciente es yoga, la meditación es yoga, la relajación es yoga, puedes ir probando e ir incorporando lo que te vaya mejor.  

Si lo prefieres puedes ver el artículo en el siguiente vídeo.






Espero que te sirva como orientación en tus comienzos con el yoga.

¿Añadirías alguna otra cosa que te haya servido o pienses que puede ayudar?


Por una vida de equilibrio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario