martes, 4 de diciembre de 2012

¿Por qué fracasan las dietas de adelgazamiento?



¿Has intentado adelgazar en anteriores ocasiones sin conseguirlo? ¿O quizá, sí has conseguido adelgazar  con alguna dieta, pero has vuelto a recuperar tu peso e incluso has engordado más que antes de empezar la dieta?¿Por qué hay tantas personas que quieren adelgazar y no lo consiguen o lo logran sólo durante un periodo limitado y al cabo de un tiempo vuelven a recuperar al peso perdido? ¿Qué es lo que falla? Por qué fracasan muchas dietas de adelgazamiento.
                 Imagen cortesía de Ambro/Freedigitalphotos.net

Muchas dietas de adelgazamiento fracasan porque no abordan el sobrepeso como un problema multifactorial, se centran sólo en la dieta y no tienen en cuenta el resto de los factores que hacen que se engorde. Si bien es cierto que llevar una dieta equilibrada y realizar actividad física, es necesario, no es suficiente. En un programa de adelgazamiento es tan importante lo que comemos y el ejercicio físico que realizamos, como lo que sentimos, es vital entender por qué comemos en exceso y aprender a gestionar nuestras emociones.

¿Cómo debe ser un buen programa de adelgazamiento?

Debe constar de una dieta equilibrada que aporte todos los nutrientes necesarios y que además incluya alimentos que proporcionen tanto bienestar físico como mental, que ayuden a subir el ánimo. Muchas dietas son desequilibradas porque suprimen algún tipo de nutriente esencial para el buen funcionamiento del organismo. Este tipo de dietas desequilibradas generan ansiedad, irritabilidad y cansancio, por lo que se abandonan al no ser sostenibles en el tiempo, además de ser perjudiciales para la salud.

Debe ser una dieta personalizada, adaptada a las necesidades de la persona, a sus gustos, estilo de vida. La dieta debe adaptarse a la persona y no la persona a la dieta.

Debe ser una dieta sin alimentos prohibidos. Muchas dietas son excesivamente restrictivas provocando que la comida se convierta en una obsesión con la posterior actitud compulsiva de comer.

Debe ser una dieta que enseñe a comer de manera correcta. Muchas dietas de adelgazamiento fracasan porque no enseñan a comer de manera adecuada y una vez abandonada la dieta la persona regresa a sus viejos hábitos.

Además el programa de adelgazamiento debe tener un plan de ejercicios que se adapte a la condición física de la persona, a su estado de salud, necesidades y gustos.

Por último, no deben descuidarse los aspectos psicológicos, emocionales. El programa de adelgazamiento debe proporcionar técnicas y herramientas que enseñen a identificar los factores que favorecen el consumo excesivo de alimentos y cambiarlos, que tenga en cuenta no sólo lo que se come, sino también por qué se come, que enseñe a gestionar las emociones.


Así  que ya sabes, si quieres adelgazar combina estos tres factores: alimentación equilibrada, ejercicio físico moderado y una buena gestión de las emociones.



1 comentario: