domingo, 19 de octubre de 2014

Cáncer de mama: Cómo prevenirlo



Imagen cortesía de Jacinta Lluch Valero Con Licencia

        Hoy es el día del cáncer de mama así que desde mi pequeño rincón quiero aportar mi granito de arena y ofrecer mi apoyo en la lucha contra esta enfermedad dando algunas pautas de hábitos saludables que puedes llevar a cabo para prevenir el cáncer de mama.

El cáncer es una enfermedad compleja que no se puede prevenir al 100% ya que hay factores como los genéticos que no podemos controlar totalmente.

Sin embargo es mucho lo que puedes hacer para prevenir la aparición de esta enfermedad.

El 75-80% de los cánceres se deben a factores externos relacionados con el estilo de vida como por ejemplo el consumo de tabaco, la alimentación, el abuso de alcohol, la falta de actividad física.

La dieta es causa de alrededor de un 30% de cánceres, el tabaco de otro 30%, la obesidad y la falta de ejercicio del 5%, el alcohol del 3%.

Como puedes ver son cifras nada despreciables en las que puedes influir porque son factores modificables y evitables y disminuir con ello tu riesgo.

Si lo prefieres puedes ver la entrada en el vídeo de abajo





La mejor forma en la que puedes luchar contra el cáncer de mama es mediante la prevención, cuidándote con hábitos de vida saludable y animando a tus seres queridos para que también se cuiden.

     ¿Qué hábitos saludables puedes incorporar en tu vida para prevenir el cáncer de seno?

No fumes, el tabaco tiene multitud de carcinógenos y es muy dañino para tu organismo, es la primera causa de cáncer y el responsable del 30% de cánceres.
 
El tabaco aumenta el riesgo de cáncer de mama, especialmente en mujeres que comienzan a fumar a una edad temprana sin haber tenido embarazos ni lactancia natural.


Imagen cortesía de gameanna/freedigitalphotos.net

      No bebas alcohol, el consumo diario de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de seno, y cuanto mayor es la cantidad de alcohol ingerido, mayor es el riesgo, cada 10 gramos de alcohol diario consumido, el equivalente a un vaso de bebida alcohólica, aumenta el riesgo en un 7,1%.



Imagen cortesía de Vlado/freedigitalphotos.net

No tomes tratamiento hormonal sustitutivo después de la menopausia, este tipo de tratamientos se han asociado con un aumento del riesgo de sufrir cáncer de mama y el riesgo aumenta cuanto mayor es el tiempo que dura el tratamiento de hormonal.



Come muchas frutas y verduras, las frutas y verduras tienen una gran cantidad de antioxidantes y fitonutrientes que protegen frente a una gran variedad de cánceres, entre ellos el de mama.


Imagen cortesía de Pixomar/freedigitalphotos.net

Un consumo de fibra deficiente parece estar asociado a un mayor riesgo de cáncer de seno, esa podría ser otra de las razones por las que las mujeres con dietas ricas en frutas y verduras tienen un riesgo más bajo ya que estas dietas son ricas en fibra.

Además parece que un consumo elevado de frutas y verduras en mujeres físicamente activas mejora la supervivencia de las mujeres que padecen esta enfermedad.

Come setas y champiñones. Las setas y champiñones contienen inhibidores de la aromatasa que ayudan al organismo a reducir los niveles de estrógeno y te protegen frente al cáncer de mama.
La aromatasa es un enzima que produce y regula los niveles de estrógenos en el organismo.

Muchos de los tumores de mama son receptores de estrógenos positivos, lo que significa que responden a los estrógenos, es decir, el estrógeno estimula su crecimiento.

Además, muchos tumores de mama usan como estrategia para crecer la síntesis de aromatasa para de este modo estimular la producción de estrógenos y seguir creciendo.

Por lo tanto, comer setas y champiñones que suprimen la actividad aromatasa, disminuye el riesgo de cáncer de mama.

Come semillas de lino, las semillas de lino son ricas en lignanos, estos compuestos tienen actividad antiestrogénica porque se unen a los receptores de estrógenos, inhibiendo de esta forma los efectos cancerígenos sobre la mama.



Come una cucharada de lino al día, pero muele las semillas antes de comerlas para poder aprovechar bien todos los nutrientes y propiedades del lino.

Reduce el consumo de carne roja y procesada. Una alta ingesta de carne roja y en especial de carne procesada se ha asociado con un mayor riesgo de algunos cánceres, entre ellos el de mama. Si además la carne se cocina a elevadas temperaturas como freír en sartén o asar a la parrilla se producen aminas heterocíclicas que resultan cancerígenos por su poder mutagénico y el riesgo es todavía mayor.


Imagen cortesía de artur84/freedigitalphotos.net

Haz ejercicio físico, el ejercicio físico protege frente muchos tipos de cánceres entre ellos el de mama. La actividad física parece disminuir los niveles de estrógenos, reduciendo con ello el riesgo de cáncer de mama.



Imagen cortesía de photostock/freedigitalphotos.net

Haz alguna actividad deportiva al menos tres veces a la semana y mantén una vida activa.

Mantén un peso saludable, la obesidad aumenta el riesgo de cáncer de mama después de la menopausia.
Procura que tu índice de masa corporal (IMC) esté siempre por debajo de 25. Si no sabes cuál es tu índice de masa corporal puedes averiguarlo en la entrada ¿Necesitas adelgazar?

        Si tu índice de masa corporal es elevado y necesitas bajar de peso puedes leer la guía de alimentación saludable para ganar salud y perder peso.


            Por una vida de equilibrio.

Un fuerte abrazo para todas las mujeres que han sufrido o sufren cáncer de mama.

Referencias:


































No hay comentarios:

Publicar un comentario